martes. 05.03.2024

El organismo de Cooperación Internacional del Colegio Oficial de Médicos de Ceuta (COMCE) continúa trabajando en sus proyectos de formación sanitaria. En esta ocasión, continuando con el trabajo que comenzó el cardiólogo y representante del organismo, Francisco García Lanzas, durante su estancia en Sierra Leona, uno de los médicos con los que trabajó ha estado cerca de un mes en el Hospital Universitario de Ceuta (HUCE) para continuar con su formación.


Entre los meses de marzo y abril, el cardiólogo Francisco García Lanzas estuvo en el hospital Koidu de Sierra Leona, donde formó a médicos en patologías cardiovasculares. Como en otras ocasiones, para continuar con este proceso formativo, uno de esos facultativos ha venido a Ceuta, concretamente un joven médico de 28 años, Emmanuel Fofana. Lanzas ha subrayado la gran repercusión que tendrá la estancia formativa de Fofana en Ceuta: “Hay un solo cardiólogo para 8 millones de habitantes, por lo que su trabajo allí es de vital importancia”.


Lanzas ha explicado que el impacto que ha tenido entre los pacientes de Sierra Leona ha sido muy grande. Fofana ha estado ayudando a un gran número de población de esta zona más empobrecida del país, y que está a muchas horas de distancia de la capital. El cardiólogo ha señalado que incluso habitantes del país vecino han acudido al hospital de Koidu para que le atienda el médico que ha formado.


La estancia de Emmanuel en Ceuta es la continuación de este proyecto, con la que ha seguido formándose para llevar su aprendizaje a la población de su país. Lanzas ha subrayado que este tipo de acciones ayudan de forma recíproca, por una parte, mostrando una medicina en la que se trabaja con menos herramientas tecnológicas, y más centrados en el contacto directo con el cuerpo del paciente. “Él se ha comunicado en inglés, por lo que los médicos del HUCE trabajaron en este idioma. Es una forma de enriquecernos entre nosotros”.


Por su parte, Emmanuel Fofana ha agradecido la gran acogida de sus compañeros en el HUCE, así como de los propios pacientes, que se han mostrado muy amables con él. Fofana ha destacado que, aunque muchos compañeros y pacientes de Ceuta no sabían hablar inglés con fluidez, se han preocupado por comunicarse con él y hacerle sentir cómodo.


Fofana ha explicado que en el hospital público de Sierra Leona en el que trabaja, tratan a unos 14.000 pacientes con enfermedades no contagiosas, que en su mayoría padecen cardiopatías. “Mi estancia aquí es muy valiosa, tanto para mi país como para mi gente”, el médico de Sierra Leona ha destacado que no está aquí por él mismo, que está en representación de su país.


Como en otras ocasiones, el doctor Lanzas mantendrá una comunicación telemática con Emmanuel Fofana, en los casos en el que necesite su ayuda. Aunque el médico sierraleonés está muy confiado con todo lo que ha aprendido y que podrá mostrar a otros médicos a su vez.


Lanzas ha destacado que con el regreso de Fofana a Sierra Leona, ahora será el turno del médico africano para dar formación a sus compañeros de zonas peor comunicadas del país, y así aumentar los conocimientos, en cuanto a cardiología, de los facultativos de este país.


Este es otro de los proyectos que ha dirigido el organismo de Cooperación Internacional del Colegio de Médicos de Ceuta. El objetivo principal es el de ofrecer oportunidades de aprendizaje a profesionales sanitarios que residen en países más empobrecidos. El próximo destino del cardiólogo Francisco Lanzas, para 2024, será Liberia, país ubicado en la costa occidental del continente africano.

El médico de Sierra Leona termina su formación en Ceuta en patologías cardiólogas
Comentarios